Metodología


Metodología – ¿Qué es ABA?

(Contestado por AVA- ASOCIACIÓN PARA VENCER EL AUTISMO Y.T.G.D.)

 

¿Qué es ABA?

La terapia basada en el análisis conductual aplicado (ABA) es la ciencia de la comprensión y de la mejoría del comportamiento, que hace uso de técnicas conductuales y principios conductuales para lograr un cambio significativo y positivo en el comportamiento. El objetivo principal de ABA es enseñar nuevas habilidades, promover la generalización de ellas y reducir comportamientos no deseados mediante un refuerzo sistemático.

Cuando un comportamiento va seguido por algún tipo de recompensa, es más probable que se repita, es por esto que el principio más importante de la terapia del comportamiento es el refuerzo positivo. Asimismo, otro de los objetivos mas importantes de esta terapia es hacer el aprendizaje de una manera agradable para el niño a través del apoyo e interacción positiva.

 

¿Quién está cualificado para ofrecer intervención ABA?

Los programas ABA deben de ser diseñados y supervisados por profesionales cualificados, que incluyen tanto a psicólogos licenciados con preparación en las técnicas ABA como a analistas del comportamiento, que están certificados por la junta Behavior Analyst Certification Board. (BACB) (http://www.bacb.com/).

 

¿Cómo ayuda ABA a las personas con autismo?

ABA ayuda a las personas con autismo a aprender y desarrollar habilidades básicas como el lenguaje, la comunicación, sostener el contacto visual, imitar o jugar, así como habilidades complejas como conversación, anticipación, empatía y la comprensión de la perspectiva de los otros.

 

¿Qué implica la intervención ABA?

La intervención ABA eficaz no es “talla única” y nunca debe ser vista como un “patrón” conjunto de programas. Por el contrario, el terapeuta experto personaliza la investigación a las habilidades de cada niño respetando sus necesidades, intereses, preferencias y situación familiar.

Pero todas las intervenciones tienen en común lo siguiente: la planificación, intervención y evaluación continua. Los terapeutas tienen que ser cualificados y entrenados en observar y cambiar el comportamiento. La intervención tiene que ser diseñada después de una evaluación detallada de las habilidades y preferencias de cada niño, y también de los objetivos familiares. El tratamiento tiene que desarrollar una paleta de habilidades amplia, teniendo como objetivo final la independencia del niño y un desarrollo armonioso tanto a corto como a largo plazo. El analista tiene que reunirse regularmente con la familia para planificar los programas del futuro, revisar el progreso, obtener el feedback y hacer los ajustes necesarios.

En ABA el concepto es bastante simple. Nosotros descomponemos la tarea que el niño tiene que aprender en pequeñas piezas, y le enseñamos cada una.  En realidad, le enseñamos como aprender. El sistema de intervención en ABA tiene objetivos claramente formulados, organizados en tareas simples para que la evolución del niño pueda ser permanentemente evaluada. ABA enseña a los padres como pueden enseñar a sus hijos nuevas habilidades y ayudarlos a generalizarlas en el entorno del día a día.

 

¿Qué progresos se pueden esperar con ABA?

ABA ayuda a que se noten cambios significativos en muchas áreas de funcionamiento. Sin embargo, los cambios no suelen ocurrir rápidamente. Más bien, la mayoría de las personas con autismo necesitan terapia intensiva, de 25 a 40 horas semanales, que va construyendo paso a paso el progreso hacia la recuperación. Por otro lado, el progreso varía considerablemente de persona a persona dependiendo de la edad, la intensidad de la terapia, nivel de funcionamiento, objetivos familiares y otros factores.

 

¿Qué dicen las investigaciones sobre el método ABA en autismo?

Muchos estudios han concluido que las técnicas ABA pueden producir mejoras en la comunicación, las relaciones sociales, el lenguaje o la imaginación. En el estudio hecho por el Dr. Lovaas, con un grupo de 20 niños, se probó que un porcentaje de 45% de los niños involucrados en el estudio se han recuperado. Todo esto puede pasar sólo si las 3 condiciones básicas se cumplen:

  • Una de ellas es que el niño empiece la terapia a una edad temprana (entre 2 y 3 años).
  • La segunda es que la implicación de la familia en el proceso de terapia sea de forma activa, y que ayuden al niño a utilizar las habilidades aprendidas en las sesiones de terapia, y generalizarlas en un entorno diferente y lo más natural posible.
  • La tercera condición seria la calidad de los especialistas, que tienen que diseñar intervenciones individuales y adecuadas para las necesidades de cada niño.

 

¿ABA y los adultos con autismo?

Una serie de estudios recientes confirman que las técnicas ABA se usan en muchos programas de integración y que son eficaces para el desarrollo de habilidades importantes en la vida de los adolescentes y adultos con autismo y que pueden ayudar a obtener con éxito una transición a la vida independiente y a la vida laboral.

 

¿Quién está cualificado para ofrecer intervención ABA?

Los programas ABA deben de ser diseñados y supervisados por profesionales cualificados, que incluyen tanto los psicólogos licenciados con preparación en las técnicas ABA como los analistas del comportamiento, que están certificados por la junta Behavior Analyst Certification Board. (BACB) (http://www.bacb.com/).

 

Los objetivos detallados en ABA son:

  • La extinción de los comportamientos desadaptativos
  • Enseñar comportamientos adecuados
  • Facilitar la integración en la educación normal
  • Entrenar a los padres para poder interactuar de forma eficaz con el niño
  • Maximizar la independencia en todos los ámbitos de desarrollo

Para poder llegar al potencial máximo de cada niño, los objetivos grandes se dividen en tareas target más pequeñas para todas las áreas de funcionamiento del niño:

 

Área: Habilidades adaptativas

Objetivos:

  • Que el niño aprenda a tener cuidado de su higiene personal solo e independiente sin la ayuda de los adultos en ningún momento
    • Target: que sea capaz de ir solo al lavabo y salir cuando ha acabado, haciendo todo lo que es necesario.
  • Que el niño entienda los peligros y sepa cómo evitarlos, que pueda hacer anticipaciones en diversas situaciones y estar en un entono seguro
  • Que el niño aprenda utilizar habilidades domésticas y comunitarias, para poder ayudar a su madre con las actividades de la casa, tener unos deberes domésticos, poder hacerse la cama, tener la capacidad de prepararse un bocadillo etc. (poder ser lo más independiente posible)

 

Área: Lenguaje

Objetivos:

  • Que el niño aprenda y entienda el lenguaje receptivo y los mensajes que los demás tratan de comunicarle
  • Que el niño aprenda a utilizar el lenguaje expresivo – poder expresar los deseos de forma verbal si el niño tiene habilidades verbales, o utilizando otras formas de comunicación si el niño es non-verbal.
  • Que el niño aprenda, entienda y utilice los gestos y el lenguaje no-verbal

 

Área: Funciones ejecutivas:

Objetivos:

  • Que el niño desarrolle la capacidad de concentración y atención. Esta habilidad es imprescindible para poder tener un proceso de aprendizaje efectivo y para la integración del niño.
  • Que el niño aprenda estrategias y desarrolle la capacidad de memorizar, retener información y aprender como poder accederla al paso de un tiempo. Esta habilidad facilita la posibilidad ulterior del niño de utilizar nociones ya adquiridas en los momentos en los que los necesita.
  • Que el niño pueda ser flexible – flexibilidad en el horario diario, en las rutas de cada día, resistencia a la frustración etc.
  • Que el niño aprenda resolución de problemas, que sea capaz en distintas situaciones que salen de lo esperado que encuentre la solución óptima y no se quede bloqueado en algo que sale de lo previsible.

 

Área: Habilidades motoras

Objetivos:

  • Que el niño desarrolle su motricidad fina para poder tener precisión, coordinación oculo-motora, lateralidad, esquema corporal e imagen corporal.
  • Que el niño desarrolle su motricidad gruesa, poder tener una coordinación dinámica general buena, equilibrio estático y dinámico, flexibilidad etc.

 

Área: Habilidades sociales

Objetivos:

  • Que el niño aprenda a desarrollar el lenguaje social, hacer preguntas, poder mantener una conversación etc.
  • Que el niño aprenda a interaccionar socialmente, a poder presentarse, a pedir ayuda, a saludar cuando llega a un sitio nuevo etc.
  • Que el niño aprenda y respete reglas sociales entendiendo cuáles son las normas sociales en diversas situaciones, sabiendo qué se puede hacer en público y qué tenemos que hacer en privado etc.
  • Que el niño aprenda habilidades de grupo para poder interactuar de forma adecuada con el grupo, integrarse y participar de forma activa en el grupo etc.
  • Que el niño aprenda la empatía para poder entender las emociones de los otros, ayudarlos y ofrecer apoyo.
  • Que el niño tenga la posibilidad de entender la perspectiva de los demás mediante teoría de la mente.

 

Área: Habilidades cognitivas

Objetivos

  • Que el niño pueda entender y expresar emociones
  • Que el niño aprenda a ver distintas perspectivas y entender que los otros pueden tener distintas formas de pensar y actuar
  • Que el niño pueda entender las relaciones causa-efecto, y poder hacer anticipaciones haciendo uso de esta habilidad
  • Que el niño pueda entender las intenciones de los demás, expresadas verbal o non-verbal
  • Que el niño pueda ser capaz de entender y hacer bromas

 

Área: Habilidades académicas:

Objetivos

  • Que el niño aprenda a escribir
  • Que el niño aprenda a leer
  • Que el niño aprenda habilidades matemáticas
  • Que el niño pueda hacer un resumen sobre algo escuchado
  • Que el niño sea capaz de hablar sobre conocimientos generales del mundo

 

Área: Habilidades de juego

Objetivos

  • Que el niño pueda jugar independientemente
  • Que el niño tenga habilidades para poder participar en el juego social, respetar las reglas del juego, entender lo que es ganar y perder, desarrollar la competitividad, etc.
  • Que el niño tenga habilidades para poder jugar role-playing y “mimo”
  • Que el niño tenga habilidades para realizar juegos constructivos siguiendo un modelo.
  • Que el niño tenga habilidades para realizar juegos imaginativos, crear escenarios de juego, historias etc.